El programa nuclear en peligro

Un desastre atómico

Destacada — por el 03/07/2019 a las 13:19

El gobierno avanza a pasos acelerados hacia la desactivación del plan nuclear argentino. A los recortes presupuestarios, despidos de personal, paralización de proyectos y degradación institucional se le suma, ahora, la decisión de no construir la cuarta central, de tipo CANDU, y abandonar esa línea tecnológica. Una determinación que, de no revertirse, va a traer consecuencias irreversibles para el país.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:
Abandonar la línea CANDU significa desperdiciar medio siglo de experiencia acumulada que le permite a la Argentina tener autosuficiencia tecnológica.

Abandonar la tecnología CANDU significa desperdiciar medio siglo de experiencia acumulada que le permite a la Argentina tener autosuficiencia en esa línea.

Al asumir, en diciembre de 2015, el gobierno encabezado por Mauricio Macri heredó de la gestión anterior un tratado firmado con la República Popular China por el cual la potencia asiática financiaría la construcción de dos nuevas centrales de potencia para el país. La primera -que sería la cuarta central argentina-, de tecnología CANDU, de uranio natural y agua pesada y otra -la quinta-, Hualong-1, de uranio enriquecido y agua liviana.

A pesar de recortes y dilaciones, el proyecto siguió adelante hasta que en 2018, una vez firmado el acuerdo con el FMI, el Poder Ejecutivo anunció la cancelación total del tratado. Luego de arduas renegociaciones internacionales y de protestas locales, hace algunas semanas, el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano anunció que la cuarta central se daba definitivamente de baja y que sólo se avanzaría, a partir de 2021, con la Hualong-1.

Andrés Kreiner. Foto: Exactas Comunicación.

La determinación fue recibida con estupor y generó un fuerte rechazo entre los trabajadores, técnicos y científicos del sector nuclear argentino. ¿Por qué? Muy sintéticamente, Argentina cuenta hoy con tres centrales nucleares en funcionamiento: Atucha I, Atucha II y Embalse. Todas funcionan con uranio natural y agua pesada. En particular, Embalse es una central CANDU -la misma tecnología que tendría la cuarta central-, sobre la que acaba de terminar exitosamente un proceso llevado a cabo por trabajadores, técnicos e industriales argentinos para extender su vida útil por otros 30 años. Argentina, además, cuenta con la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), que es la más grande del mundo y cuya producción se encuentra parada desde 2017.

Por todo esto, abandonar la línea CANDU significa desperdiciar medio siglo de experiencia acumulada que le permite a la Argentina tener autosuficiencia tecnológica: desde el diseño y construcción; fabricación de componentes, de combustibles y aleaciones especiales, y hasta en la producción de agua pesada. Así, se deja de lado la construcción de una central bajo dirección nacional, con trabajo y tecnología mayormente argentina, por otra que nos convierte en dependientes de tecnología fabricada en otro país.

“El programa nuclear argentino está en peligro de muerte”, asegura con preocupación el físico Andrés Kreiner, investigador del CONICET en la Comisión Nacional de Energía Atómica y secretario general de la APCNEAN (Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear). Y agrega: “No construir la central CANDU es una decisión inexplicable, descabellada”.

– El subsecretario Gadano justificó la resolución afirmando que la CANDU es una tecnología declinante a nivel global. ¿Esto es así?

– Eso yo no lo comparto en absoluto. La tecnología CANDU tiene grandes posibilidades de innovación. De hecho, hay varios países que están trabajando en eso. Uno de ellos es la India, otro es Canadá, que avanzaron en el diseño de modelos evolucionados respecto de la CANDU. Son versiones más modernas, más baratas, más seguras y, además, con una gran versatilidad, porque al tener agua pesada permiten procesar otros combustibles además del uranio natural. También permiten producir radioisótopos, porque esa es otra cosa que no se dice, en Embalse se produce cobalto 60, muy requerido para usos médicos e industriales. Eso, en una central de uranio enriquecido, no se puede hacer. Entonces, no es cierto que la tecnología CANDU sea una tecnología vieja, perimida. Hoy en día el 11% de todos los reactores nucleares que hay en el mundo funcionan con uranio natural y agua pesada.

– ¿Se están construyendo centrales CANDU en el mundo?

– Sí, hay cuatro centrales que se están construyendo en la India y otras dos centrales que están por arrancar en Rumania. Pero, además, hay una complementariedad entre las dos tecnologías. La idea es que el combustible quemado de las centrales de uranio enriquecido se pueden seguir utilizando en una central de agua pesada. Por eso los chinos tienen un plan, por el cual, cada cuatro centrales de uranio enriquecido harían una de uranio natural para aprovechar el combustible.

– ¿La base de la decisión es, entonces, el ajuste económico?

– Ellos aducen razones de tipo económico. Dicen que la Argentina está en una situación muy crítica, que no hay dinero como para financiar la cuarta central, sin

Técnicos y empresas argentinas completaron recientemente, con éxito, la extensión de la vida de la central de Embalse.

Técnicos y empresas argentinas completaron recientemente, con éxito, la extensión de la vida de la central de Embalse, la CANDU argentina.

embargo, siguen con la quinta. Con lo cual, ese argumento tampoco cierra mucho. Y, por otro lado, lo que se ha dilapidado en materia de divisas en los últimos años es una cosa catastrófica. Fijate que la cuarta central costaba alrededor de 5.700 millones de de dólares, que es apenas el 10 por ciento del préstamo que el FMI le otorgó a la Argentina. Ese argumento no se sostiene. Además, los chinos iban a financiar el 85% del total de la obra, con ocho años de gracia, que era el período de construcción de las centrales, con intereses relativamente bajos y a repagar en 10 años con la energía que iban a producir las centrales. Era un acuerdo bastante conveniente.

– ¿Dejar de lado la CANDU y avanzar la quinta central implica un gasto de divisas mayor?

– Claro, porque Argentina hizo todas las inversiones necesarias y, hoy en día, logró autosuficiencia en esa línea. Tiene la fábrica de producción de agua pesada y, además, se desarrollaron muchas industrias con la capacidad y el know how para fabricar prácticamente todos los componentes de una central de este tipo. Pero la idea, detrás de todo este esfuerzo, es que la Argentina iba a seguir con esta línea tecnológica, entonces, las empresas invirtieron, pusieron todo a punto, lo demostraron con el proyecto de extensión de vida en Embalse para el cual se tuvieron que acreditar con estándares internacionales. Por eso, desde el punto de vista del trabajo argentino y del gasto de divisas, las centrales que nosotros tenemos y que podemos hacer como las CANDU son mucho más convenientes que embarcarnos, en este momento, en otro tipo de central sin tener la industria preparada. La cancelación de la cuarta central, en mi opinión no se puede justificar bajo ningún concepto. Y además, insisto, son tecnologías complementarias. Es inexplicable.

– ¿Puede haber presiones internacionales para frenar el desarrollo nuclear argentino?

– Argentina ha sufrido, a lo largo del tiempo, presiones geopolíticas, en particular provenientes de Estados Unidos, que recurrentemente han tratado de que la Argentina no fuera autosificiente en el tema del agua pesada debido a que puede servir para generar plutonio. Pero la verdad es que Argentina desde hace mucho tiempo es signataria de todos los tratados de no proliferación de armas nucleares. Posiblemente haya habido presiones para aprovechar esta volada y terminar de una vez con este desarrollo. Además, está todo el tema de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Es más que evidente es que Estados Unidos no quiere que China ingrese al espacio latinoamericano con tecnología de este tipo. Todos esos factores pesan mucho en las decisiones de este gobierno.

– Cuando se habla de la quinta central, algunos dicen que viene llave en mano, pero desde el gobierno se asegura que va a haber transferencia tecnológica. ¿Usted cómo lo ve?

– El tema de que es llave en mano es algo que está escrito en un informe de la Subsecretaría de Energía Nuclear. El negocio con China prevé un contrato que se llama llave en mano. Seguramente se está intentando negociar, aunque no lo sabemos con certeza. Pero lo concreto es que la participación argentina va a ser mucho menor que si fuera una central CANDU. Hay números que arrancan en el 15%, que es prácticamente nada, y van hasta el 35%. Pero claramente para la central CANDU está por arriba del 70%. Nosotros hicimos un estudio comparativo sobre el impacto en la economía local y en el caso de la CANDU es claramente mayor, tanto en generación de mano de obra, como en el movimiento económico interno de la Argentina, y además en el gasto de divisas es menor. Hay que retomar ese plan, es lo único racional para hacer.

– En el marco de estas decisiones que ha tomado el gobierno, ¿Cuál es el futuro de la PIAP?

– La producción la agua pesada se discontinuó en 2017 y, progresivamente, el personal se está yendo. En los últimos meses la situación se tornó desesperante porque de los 450 trabajadores que había, hoy quedan 300. Y ya hace un tiempito que puso en marcha un programa de retiro voluntario. Quieren liquidar esta planta.

– ¿Puede perder capacidad operativa la planta?

“La situación de la PIAP se tornó desesperante porque de los 450 trabajadores que había, hoy quedan 300. Quieren liquidar esa planta”, se indigna Kreiner.

– Es que ya está semiabandonada. Esa planta tiene materiales corrosivos adentro y, si no se la mantiene, el daño puede ser irreversible. Ponerla en marcha de nuevo va a implicar un gasto enorme. Nosotros necesitamos agua pesada para reponer en nuestras centrales. Se requieren, más o menos, trescientas toneladas para cubrir las necesidades hasta el fin de la vida útil de las centrales, y nosotros no tenemos ni remotamente esa cantidad. También se necesita agua pesada para proveer a los reactores de investigación que exporta INVAP. Esto implica que vamos a tener que salir al mercado internacional a comprar agua pesada y su precio se va a disparar porque una vez que se desactive esta planta, obviamente, otros países productores te van a cobrar lo más que puedan. Desde todo punto de vista, es una situación descabellada.

– ¿Se podría exportar agua pesada?

– Nosotros creemos que sí. Fijate que la India tiene un programa de desarrollo que contempla la construcción de diez centrales de tipo CANDU. Cuatro se están construyendo y otras seis están planificadas. Si bien la India tiene alguna planta de producción de agua pesada, nuestra percepción es que es muy probable que necesiten más. Pero para eso se necesita una posición proactiva que el gobierno no parece tener. Hace poco nos enteramos de que hubo un pedido de una empresa francesa para comprar agua pesada y, según la información que tenemos, se les pasó un precio tan desmesurado que perdieron el interés. Están echando a un comprador, en lugar de negociar y buscar la manera de vender el producto a un precio razonable. Lo que estamos viendo es que esa planta se va a transformar en chatarra. Es un estrago desde el punto de vista que se lo mire.

– ¿Está en peligro el plan nuclear argentino?

– Si como plan nuclear argentino entendemos la totalidad de la actividad, hay una parte que, claramente, está en peligro de muerte. Hay otros proyectos que sí han continuado, como el CAREM y el reactor RA10, pero se vienen demorando por falta de presupuesto. Pero sí, de continuar estas políticas, el desarrollo nuclear argentino está en grave riesgo.

Tags: , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.