Humedales

Maldito pantano

informes — por el 15/08/2014 a las 14:23

Hasta hace poco, en todo el mundo se los combatía y eran sinónimo de las peores pestes, a pesar de que son sitios de reserva y purificación de agua, que amortiguan inundaciones y mitigan los efectos del cambio climático. Hoy se los revalorizó, y la Argentina discute en el Congreso Nacional proyectos para su preservación y manejo sustentable.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:
Los humedales son un tipo de ecosistema que resulta estratégico, con suelos saturados por agua o, incluso, inundados durante períodos relativamente prolongados de tiempo.Foto: Irina Izaguirre.

Los humedales son un tipo de ecosistema que resulta estratégico, con suelos saturados por agua o, incluso, inundados durante períodos relativamente prolongados de tiempo.Foto: Irina Izaguirre.

Tal vez creemos que no los conocemos, pero raramente esto suceda. Están por todos lados, aunque todos juntos no llegan a ocupar ni el 10 por ciento de la superficie del planeta. Es posible hallarlos en las altas cumbres o en las llanuras, en zonas heladas o tropicales, en regiones casi desérticas y en vergeles paradisíacos. Y, lo más curioso, es que varían mucho su aspecto según el momento en que se los visita. Existen desde tiempos inmemoriales, gozaron de muy mala fama y se les achacaron las peores pestes. Recientemente, se los revalorizó y se busca recuperarlos de todo el daño recibido. Aun más, una convención internacional, conocida como Ramsar, se reúne con representantes de 168 países del mundo, entre ellos de la Argentina, para protegerlos.

Se trata de los humedales, esos particulares tipos de ecosistemas con suelos saturados por agua o, incluso, inundados durante períodos relativamente prolongados, que resultan estratégicos. Unos 2.161 lugares de todo el mundo han sido reconocidos como “Sitios de importancia para la conservación de los humedales”; y de ese total, unos 21 están en la Argentina. Algunos de ellos son la reserva porteña Costanera Sur; los esteros del Iberá, en Corrientes; la laguna de los Pozuelos, en Jujuy; el Parque Nacional Laguna Blanca, en Neuquén, o el Glaciar Vinciguerra y turberas asociadas, en Tierra del Fuego.

“Entre el tres y ocho por ciento de la superficie del planeta está ocupada por humedales, según distintas estimaciones. En la Argentina abarcan, aproximadamente, el 23 por ciento de su superficie. Más allá de cuántos sean, tenemos una amplia variedad ubicada en diferentes alturas, latitudes, longitudes y con diversos climas”, precisa Roberto Bó, responsable del Grupo de Investigación en Ecología de Humedales (GIEH) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (Exactas-UBA).

Recientemente, se acaban de hacer los últimos trazos de un proyecto muy esperado. “Por primera vez, se hizo una regionalización de humedales de la Argentina. Además de elaborar un mapa, se caracterizó cada una de las regiones y subregiones identificadas”, precisa Rubén Quintana, profesor del Departamento de Ecología, Genética y Evolución de Exactas-UBA. “El país fue dividido inicialmente en 10 regiones, algunas de las cuales a su vez fueron fragmentadas en subregiones. El número total de ellas es, en definitiva, 25, cuantifica Bó, y no deja de destacar: “Es clave saber qué tenemos, dónde lo tenemos y cómo lo tenemos”. Por eso, el próximo paso es hacer un inventario nacional detallado de todos los humedales. De algunos de ellos, como los que se ubican en el corredor fluvial Paraná-Paraguay, ya se lo ha elaborado dentro de un proyecto de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Precisamente, esos sistemas de humedales alimentados por los ríos Paraná y Paraguay desbordan agua. En cambio, otros situados en la Puna o en la Patagonia son algo así como un oasis en el desierto. “En la cuenca del Paraná y del Plata sobra agua, pero a veces nos olvidamos de que las dos terceras partes de la superficie de la Argentina son áridas o semiáridas”, destaca Quintana.

En el 75 por ciento del territorio nacional, el agua es esquiva. Y los humedales permiten saciar la sed, aunque en algunos lugares sea sólo durante una parte del año. Tal es el caso de los ubicados en los Andes Centrales, que suelen congelarse en invierno, rodeados de suelos prácticamente desnudos. En verano, estos humedales son utilizados como sitios de pastoreo. Otro tanto ocurre en los mallines que convierten áreas de la estepa patagónica en praderas productivas, con agua que no proviene de lluvias sino del derretimiento de los hielos de la cordillera.

En el noroeste, centro oeste y sur de la Argentina, los humedales salpican de vida a no pocos páramos. “En estas regiones, los humedales constituyen parches en una matriz de paisaje terrestre, y si bien no suelen ser de gran extensión, presentan una gran importancia a nivel local y regional, ya que son los lugares donde se acumula el agua necesaria para consumo de las comunidades locales, desarrollo de actividades agropecuarias, recarga de acuíferos subterráneos y hábitat de vida silvestre. También, proveen vegetación para alimento de fauna silvestre y ganado, y paisajes de importancia para el turismo y la recreación”, subraya en su informe la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Al sur de Santa Cruz y en Tierra del Fuego, con climas más húmedos, estos ecosistemas adquieren aspectos peculiares, como los turbales, que acumulan materia orgánica muerta (turba), y son clave para la regulación del clima, la hidrología y el sostenimiento de la biodiversidad.

Aunque todos ellos son considerados humedales y muchos se encuentran incluidos en sitios Ramsar, cada uno difiere en su aspecto. Las Lagunas Altoandinas y Puneñas de Catamarca son distintas al Glaciar Vinciguerra situado en latitudes australes, así también lo es la Bahía bonaerense de Samborombón. E incluso el mismo humedal no siempre muestra el mismo paisaje. “La Reserva Natural de Otamendi hoy se ve de una forma, y dentro de dos años puede ser de un modo totalmente diferente. Todo estará relacionado con el nivel que presenten las aguas”, observa Inés O’Farrell, vicedirectora del Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA). Ella, como parte del equipo de Limnología de Exactas, estudia este humedal desde hace quince años con muestreos en lagunas e imágenes satelitales, verificando sus transformaciones.

“En los años 1997-98, con el fenómeno climático de ‘El Niño’ se produjo una gran inundación con gran desarrollo de plantas flotantes. Las aguas eran muy claras con profuso desarrollo de aves, coipos y otros animales. En tanto, en el 2009, se registró una ‘Niña’ tremenda. La laguna casi se seca, quedaba un relicto de ojo de agua, muy pocas aves, nada de plantas flotantes, ni mamíferos. Un cambio total”, compara O´Farrell, desde su laboratorio en la Ciudad Universitaria.

Vigía PAMPA2

Hoy, la laguna Grande de Otamendi y otros espejos de agua son vigilados las 24 horas. Cada cinco minutos, sensores meteorológicos y ambientales situados en boyas de diseño nacional envían información en tiempo real a un servidor del Proyecto Argentino de Monitoreo y Prospección de Ambientes Acuáticos (PAMPA2), a cargo del CONICET.

“Datos en vivo de la temperatura del aire y del agua, vientos, nivel hidrométrico, conductividad, sólidos suspendidos, entre otros, son registrados por sensores meteorológicos y ambientales ubicados en seis boyas en cinco lagunas de la Región Chacopampeana. El objetivo es monitorear a largo plazo los cuerpos de agua, que son muy buenos registradores de las modificaciones climáticas en general”, precisa Irina Izaguirre, coordinadora del nodo Exactas de esta iniciativa en la que participan siete instituciones nacionales.

Al ser sensibles a los efectos del clima, estos ecosistemas sirven como centinelas a nivel científico. “La Red GLEON (Global Lake Ecological Observatory Network) monitorea lagos de todo el mundo en forma continua desde hace tiempo, y el proyecto PAMPA2 estará integrado dentro de esta red internacional”, anticipa Izaguirre, directora del Departamento de Ecología, Genética y Evolución, profesora de Limnología en Exactas e investigadora del CONICET.

No sólo cuentan con esta información continua y estandarizada, registrada por los sensores, sino que una vez al mes los científicos recogen muestras de agua en esas lagunas y luego las analizan en el laboratorio. “Se toman muestras de fitoplancton y de zooplancton, y se realizan estudios fisicoquímicos de nutrientes, clorofila y carbono orgánico disuelto, entre otros”, puntualiza Izaguirre desde el laboratorio de Limnología. Allí también, escritorio por medio, Haydeé Pizarro, profesora de Ecología y Desarrollo en Exactas e investigadora del CONICET, estudia cómo afectan a estos cursos de agua ciertas actividades humanas. “En particular –puntualiza–, estoy trabajando en el efecto del glifosato, el herbicida más usado en el mundo para el cultivo de algunos granos, que a veces de forma intencional o accidental llega a estos cuerpos de agua y afecta su calidad”.

En los sistemas naturales Pizarro toma muestras, pero también ha creado sus propias “lagunas” artificiales en la porteña Ciudad Universitaria para hacer ensayos experimentales. ¿Qué impacto genera el glifosato? “Produce un enorme deterioro de la calidad del agua, pues aumenta muchísimo el fósforo”, subraya, y enseguida ejemplifica: “Muchas especies mueren, y otras se desarrollan mucho más, como algunas cianobacterias, que suelen aparecer en situaciones extremas o en cuestiones relacionadas con la contaminación. Estas cianobacterias se expanden más, y a la vez, pueden usar el glifosato como fuente de fósforo para su desarrollo”.

Una relación difícil

Desde hace milenios, el hombre viene haciendo uso de los humedales. Y el vínculo con estos sistemas ha tenido no pocas idas y vueltas. En ocasiones, aprovechó equilibradamente sus beneficios, otras veces los combatió, transformó o devastó. “Por ejemplo, se estima que en los Estados Unidos se perdieron más de un 50% (87 millones de hectáreas) de sus humedales originales; los porcentajes podrían ser iguales o mayores para otros países”, grafica un informe oficial argentino. El delta del Mississippi, en Norteamérica, es un ejemplo de destrucción que siempre se muestra como caso testigo de lo que no se debe hacer. “Allí se llegó al extremo de eliminar la mayor parte de la llanura aluvial del río debido a los endicamientos realizados. Además, se construyeron muchas represas que obstaculizaron el paso de los sedimentos, con el consiguiente impacto sobre la dinámica de formación de islas en su delta. El deterioro económico, ecológico y social es tal que hoy la población pide su restauración”, observa Quintana, quien destaca la importancia de tener este modelo en cuenta para no afectar el Delta del Paraná. “La hidrovía, que implicó el dragado y rectificación de algunos tramos del río, aceleró la erosión de los albardones de las islas”, plantea.

Los humedales no son sistemas acuáticos, ni terrestres. Y esto ha costado entenderlo. “Suele creerse –sugiere Bó– que todo ambiente inundable es poco productivo, malo para la gente y hay que transformarlo. El principal problema que tenemos en la Argentina es que se compara a los humedales con los ambientes pampeanos y se los quiere homologar con ellos. Al convertirlo en un sistema terrestre se pierden las funciones del humedal”. Por ejemplo, si el Delta se aceptara tal como es, a todos nos iría mejor. “En el Paraná todos los años, en algún momento, el agua crece y, gracias a ello, es que se puede pescar mucho y bien. Cuando baja, se puede, por ejemplo, llevar vacas a engordar, aprovechando los nutrientes que ha traído el río y la alta productividad vegetal generada. Pero habría que hacerlo sólo entonces, y no necesariamente pretender que los animales pastoreen todo el año. Si se endica y no se permite el ingreso del agua en determinados momentos del año, poco a poco se perderá la fertilidad natural del suelo”, señala Bó.

Esta costumbre de trastocar los humedales viene de lejos, cuando su mala fama ayudaba a pretender llevarlos a “buen terreno”. “Los humedales fueron lugares marginales, asociados con mosquitos y pestes. Eran considerados zonas que se debían drenar para así convertirlos en áreas productivas a imagen y semejanza de las tierras agrícolas terrestres. De este modo se eliminan todos los bienes y servicios que de por sí brindan”, agrega Quintana, investigador del CONICET.

La lista de sus funciones es larguísima. Los humedales sirven como primera línea de defensa contra las tormentas, reducen el impacto de las olas; retienen sedimentos y nutrientes; mitigan los efectos del cambio climático. Algunas plantas de estos ecosistemas como Eichhornia spp. (jacinto de agua), Lemna spp. (lenteja de agua) y Azolla sp. (helecho de agua) son capaces de absorber y ”almacenar” metales pesados, como el hierro y el cobre, contenidos en las aguas residuales, según un documento de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

“Son –enumeran los especialistas– sitios de reserva y purificación de agua, amortiguan inundaciones, constituyen sumideros de carbono, numerosos peces los utilizan para cumplir allí parte del ciclo de su reproducción, además de ser el hábitat de distintas especies de aves”.

De hecho, la Convención Ramsar –por el nombre de la ciudad iraní donde se firmó en 1971–, “nació por la preocupación de aquellos científicos y naturalistas estudiosos de aves acuáticas, incluyendo a los cazadores de patos, que veían que los humedales estaban siendo degradados y disminuían así sus trofeos de caza. A lo largo de los años esta concepción tuvo un vuelco y hoy se pretende preservarlos por su importancia ecológica, social y económica”, remarca Quintana.

Próximos pasos

“La Convención sobre los Humedales (Ramsar) promueve la realización de inventarios, los cuales brindan información de base para conocer cómo funcionan estos ecosistemas y cuál es su estado de conservación”, especifica Laura Benzaquen, del Grupo de Trabajo de Recursos Acuáticos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

En este sentido, Quintana resalta que “el primer mapa de regionalización –recientemente finalizado y a presentar en la Convención Ramsar– es una herramienta de gestión importante para ir al segundo paso, que es el inventario nacional de humedales”.

Por su parte, el científico Bó afirma: “Por suerte, hoy el tema de los humedales es más reconocido y más valorado que antes. Ahora se discute en el Senado de la Nación una propuesta de ley de presupuestos mínimos para su conservación. Esa ley tiene que ver con planificar y ordenar estos ecosistemas, y para ello se debe saber qué se tiene, cómo se lo tiene y dónde está”.

Dos legisladores nacionales de distintas corrientes políticas solicitaron a los científicos asesoramiento técnico para la elaboración de sendos proyectos. Uno es de la senadora Elsa Ruiz Díaz, del Frente para la Victoria, y el otro es del senador socialista Rubén Giustiniani. “Según pensamos, estas dos iniciativas se convertirán en una sola ley”, asevera Bó, uno de los especialistas consultados, al igual que Quintana, quien agrega: “Ambos proyectos proponen presupuestos mínimos, es decir, las consideraciones mínimas que todas las provincias deberían acordar para la preservación y el uso sustentable de los humedales. No sólo señala la cantidad de superficie a conservar sino también la forma para hacerlo, incluyendo medidas de manejo y restauración”.

Este marco legal, similar en la filosofía al de la ley de Glaciares o de Bosques, según Quintana, “es importante porque, ante un avance en la destrucción de un humedal, permite al ciudadano común hacer una presentación judicial basándose en los presupuestos mínimos”.

Olvidados, ignorados, combatidos, detestados, admirados, transformados, destruidos, codiciados, revalorizados; los humedales están vivos y cada vez más presentes en la agenda del mundo y de la Argentina. Se hicieron oír, aunque no hablan. Ocupan más lugar, a pesar de que algunos han desaparecido. Es que su historia dice más acerca de la humanidad que de ellos. Todo lo que la ciencia pueda descifrar de estos ecosistemas es poco; al lado de todo lo que los humedales revelan de nosotros mismos.

 

Regionalización

“El proyecto de regionalización ha sido financiado con fondos del programa ‘Humedales para el Futuro’ de la Convención Ramsar”, especifica Rubén Quintana, quien formó parte de esta iniciativa, a cargo de la Fundación Humedales, que contó con la participación de especialistas del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la Universidad de San Martín y con la colaboración del GIEH de Exactas.

 

Convenio de Ramsar

“Las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. Así define al humedal la Convención Internacional de Ramsar, un tratado intergubernamental para preservar estos ecosistemas, que presenta el siguiente balance:

Países contratantes: 168 (entre ellos, la Argentina desde el año 1992),

Sitios designados en todo el planeta: 2.161 (21 de ellos están en nuestro país),

Superficie total de humedales: 205.682.155 hectáreas del planeta (5.382.521 hectáreas están en la Argentina).

Fuente: Página oficial de la convención Ramsar.

http://www.ramsar.org/cda/es/ramsar-about-parties-parties/main/ramsar/1-36-123%5E23808_4000_2_

Datada el 9/9/13.

Tags: , , , , , , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.