Exactas y la experiencia 2013

Otra vuelta por Tecnópolis

actualidad — por el 05/09/2013 a las 13:02

A medida que las ediciones de la megamuestra de ciencia se suceden, la presencia de la Facultad en Tecnópolis cobra mayor importancia. En esta oportunidad, se duplicaron la cantidad de vacantes para espacios atendidos por estudiantes de Exactas en múltiples temáticas. Por otro lado, el espacio de matemática, fue diseñado y desarrollado por el Departamento de Matemática con la colaboración de una productora de televisión.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

 

  • Pabellón de Matemática diseñado y desarrollado por Exactas UBA

El último domingo de las vacaciones de invierno pasaron por Tecnópolis cerca de 200 mil personas. Un día récord. Y durante todo el receso educativo fueron más de un millón los visitantes. Esas cifras generales definieron la afluencia hacia los distintos pabellones, stands y muestras que llegaron a ser recorridas por decenas de miles en un solo día. Pero hablar en pasado es inexacto porque, si bien durante los días de semana la dinámica de la feria es más relajada (las visitas fuertes son los contingentes escolares de todo el país), sábados y domingos vuelve a explotar. Sobre todo, si el tiempo acompaña.

Como en 2011 y 2012, Exactas estuvo presente en esta nueva edición de Tecnópolis contribuyendo a la difusión y promoción de la ciencia a través, principalmente, de sus estudiantes, que actúan como guías y expositores desde que abrió el parque a mediados de julio. En esta edición, la colaboración entre la Facultad, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y el parque Tecnópolis fue mayor que en años anteriores: creció un 50 por ciento la cantidad de vacantes para espacios atendidos por estudiantes de Exactas. Las temáticas: biotecnología, evolución, biodiversidad, neurociencias, física, astrofísica, matemática, computación, paleontología, geología y energías renovables.

La Secretaría de Extensión, Graduados y Bienestar de la Facultad tiene a cargo la coordinación de la actividad de los estudiantes de Exactas en el parque de Villa Martelli. Su responsable, Leonardo Zayat –que también tuvo a su cargo las ediciones anteriores– considera que este año Tecnópolis “se destaca por una mayor cantidad de propuestas dedicadas a temas de ciencia y la tecnología. En particular, el espacio de matemática fue desarrollado por el Departamento de Matemática de Exactas; y el de neurociencias, por el Programa Nacional de Popularización de la Ciencia del Ministerio de Ciencia y Tecnología. La participación de científicos vinculados a la popularización de la ciencia en la preparación de estos espacios permitió enriquecer la profundidad de los contenidos y la originalidad con la que se los transmite”, sostiene.

La consecuencia directa del incremento de espacios dedicados a la ciencia fue el aumento de la demanda de estudiantes que estuvieran al frente de esos espacios. Esa función que asumen los estudiantes es la de “expositores”, un rol que nació en 2012 cuando se advirtieron las posibilidades que ofrecía contar con anfitriones especializados. “Durante las vacaciones de invierno fue necesario incorporar a más de 300 estudiantes para satisfacer la demanda del parque, que era de más de 100 vacantes diarias. La experiencia previa y los recursos destinados a organización y logística permitieron que los resultados de este proyecto fueran positivos para todas las partes involucradas”, indica Leonardo Zayat.

A principios de año, la Secretaría de Extensión, Graduados y Bienestar realizó una convocatoria entre los estudiantes para cubrir los puestos que demandaba el parque. Como presagio de la masividad de Tecnópolis, la convocatoria resultó un boom. “Cuando vi el listado de inscriptos me impresioné, eran más de 500 personas, el doble de las que se habían anotado en 2012”, describe Carla Di Pieatrantonio, estudiante de matemática y una de las tres coordinadoras designadas por la SEGB. “Por suerte, este año se incorporó un coordinador más, porque la demanda es más alta. Estamos siempre presentes en el parque y nos comunicamos todo el tiempo por mail con los chicos, que nos van contando sus necesidades”, continúa Di Pietrantonio, quien comparte sus funciones con otros dos estudiantes, Ana y Gastón Bujía.

El trabajo de los coordinadores, además de atender las demandas de los guías y expositores, es organizar los turnos, cubrir cupos, armar planillas de pago, gestionar los seguros. Están en “el campo”, al lado de los estudiantes y también cubriendo necesidades administrativas. “Si bien nuestros teléfonos no paran de sonar y respondemos decenas de mails por hora, lo hacemos con muchísimo placer y compromiso. Somos conscientes de que detrás de cada consulta hay otro estudiante como nosotros que necesita que le demos una mano. Y esa es la principal motivación. Coordinar este grupo va más allá de asegurarnos de cubrir todas las vacantes, procurar que todos tengan indumentaria y credencial; se trata de resolver y ayudar”, destaca con entusiasmo Di Pietrantonio.

Números en el parque

El Departamento de Matemática de la Facultad estuvo involucrado muy intensamente con Tecnópolis desde que comenzó a proyectarse esta edición y es responsable de las atracciones del pabellón de las Matemáticas: demostraciones 3D del teorema de Pitágoras, péndulos gigantes sincronizados, sillas giratorias para armar hiperboloides gigantes, una campana de Gauss tridimensional y, entre otras atracciones, juegos matemáticos en formato gigante.

El matemático Pablo Groisman encabezó la coordinación de la actividad del Departamento. “Participamos de dos maneras. En primer lugar, colaboramos con el diseño y desarrollo de los contenidos del pabellón y, por otro, coordinamos el trabajo de los estudiantes que, como expositores, acompañan a los visitantes”, indica.

La particularidad del trabajo del Departamento se marcó desde el vamos. El diseño y desarrollo de todos los contenidos que se pusieron en escena estuvieron trabajados en forma conjunta con la productora El Oso (que es la misma que produce el programa Científicos Industria Argentina, que conduce Adrián Paenza) y con la particularidad de que se incluyó en el diseño conceptual el aporte de los expositores. “No pensamos el contenido por un lado y la tarea de los chicos por otra, pensamos todo junto: la concepción del espacio, el contenido y la función del anfitrión”, explica Groisman. “Y salió todo muy bien, considero que el desempeño de los estudiantes es uno de los puntos más destacados del pabellón, todo el mundo me habla maravillas de ellos”.

Se puede pensar que la buena respuesta de los estudiantes no fue una casualidad y está necesariamente asociada a su formación académica, pero más allá de los saberes puntuales se destaca la capacidad de los estudiantes para tomar como propio el conocimiento matemático: no todos los expositores son estudiantes de matemática. “Entre los chicos hay de todas las carreras de Exactas, necesitamos tantos que no alcanza con los estudiantes de matemática… ni de casualidad”, comenta Groisman dejando en evidencia que, más allá de la envergadura de la muestra, los estudiantes de matemática escasean. “Igualmente, está muy buena la combinación de disciplinas porque cada uno aporta desde su propia visión y conocimientos”.

Una función central del Departamento fue la de capacitación de los expositores y la constante supervisión que realiza en el pabellón. Al respecto, agrega Groisman que “hay cuatro coordinadores que todo el tiempo están haciendo sugerencias, discutiendo estrategias, es una capacitación continua”.

Lo que pasó y lo que viene

Tanto Groisman como Di Pietrantonio coinciden en que, si bien la actividad durante los fines de semana es similar a la de las vacaciones de invierno, de lunes a viernes es otra historia. “En las vacaciones era como bajar del subte a las ocho de la mañana”, cuenta la coordinadora y da un ejemplo: “En un día, en un stand de 10 por 10 metros, llegaron a pasar 10 mil personas. La gente, sobre todo, mira, lee, pero no hay forma de que aproveche tanto los contenidos. En cambio, cuando baja ese tránsito es posible acompañar a los grupos de otra forma y se aprovechan mejor los contenidos. De todas maneras, siempre hay buena onda. He presenciado varias de las recorridas por los stands, y es maravilloso ver como los visitantes agradecen al guía o al expositor cada explicación, cada información brindada. Algunos hasta han recibido aplausos”.

De acuerdo al testimonio de los coordinadores que trabajaron en ediciones anteriores, este año la organización del parque fue superior en lo que involucra al trabajo y organización de los expositores y guías. Pese al crecimiento, mejoró la logística, estuvo lista la indumentaria identificatoria en tiempo y forma, y resuelto el tema de las viandas. Di Pietrantonio agrega que “si bien considero que hay cosas para trabajar y mejorar, el parque va evolucionando cada año. El año pasado eran 12 los espacios que cubríamos, y el actual fueron 17. Algunos stands ya estaban el año pasado, como el de Biodiversidad, pero no tenía expositores y ahora sí. El parque fue mejorando, de hecho, en 2011 no existía la figura del expositor, eran todos guías y cada uno le aportaba lo que podía. Después se pasó a las pantallas táctiles con información en algunos puestos y, finalmente, se incorporaron personas para dar explicaciones a los visitantes”. Y cierra con un reflejo de la experiencia de su trabajo en equipo: “Creo que hablo por todos los chicos; participar de esto nos hace crecer tanto en lo académico como en lo humano. Recorrer el parque, hablar con la gente, descubrir otras realidades, otras dudas, otros intereses. Creo que es una actividad que nos ayuda mucho a conocer cómo es la vida fuera de la Facultad”.

 

Data de las vacaciones

Durante el período de receso escolar visitaron el parque más de un millón y medio de personas.

•  Participaron 112 guías educativos y 212 expositores de Exactas UBA.

•  Los guías cubrieron turnos de 6 horas. Los expositores de 5.

•  Los guías cubrieron entre 5 y 7 turnos semanales, con un plantel diario de 80 estudiantes.

•  Los expositores cubrieron entre 4 y 7 turnos semanales, con un plantel diario de 154 expositores.

•  Los 16 espacios en los que participó Exactas en vacaciones fueron: Neurociencias (8 expositores por turno), Astrofísica (6 expositores por turno), Yogurito (4 expositores por turno), Células Madre (2 expositores por turno), Escuela de Jardinería (2 expositores por turno), Brasil (4 expositores por turno), Ecoenergías (3 expositores por turno), Acuario (4 expositores por turno), Biodiversidad (2 expositores por turno), Evolución (2 expositores por turno), Física (10 expositores por turno), Geología (4 expositores por turno), Matemática (15 expositores por turno), Paleontología (8 expositores por turno), Fundación Sadosky (1 expositor por turno) y Robot Group (2 expositores por turno).

•  A partir de agosto se incorporó un nuevo stand, el del Banco Nacional de Datos Genéticos.

El parque Tecnópolis permanerá abierto al público hasta el 3 de noviembre de miércoles a domingos, de 12.00 a 20.00. Se encuentra ubicado en el predio de Villa Martelli vecino a Av. General Paz y Av. Constituyentes.

Tags: , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.