Recorte en ciencia y tecnología

Duro golpe al presupuesto

actualidad — por el 14/10/2016 a las 13:28

El Poder Ejecutivo Nacional elaboró su proyecto de presupuesto 2017 con una reducción del 32,5 por ciento en los fondos destinados al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Juan Carlos Reboreda, decano de Exactas UBA, explica el impacto que tendrá ese recorte sobre subsidios, gastos de funcionamiento e ingreso a la carrera del investigador. Crece el reclamo de la comunidad científica que ya fue presentado en el Congreso de la Nación. El petitorio lanzando hace una semana ya superó las 25 mil firmas.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:
Distintos actores del sistema científico expusieron su rechazo al recorte presupuestario en ciencia y tecnología en el Senado de la Nación.Foto. Exactas Comunicación.

Distintos actores del sistema científico expusieron su rechazo al recorte presupuestario en ciencia y tecnología en el Senado de la Nación. Foto. Exactas Comunicación.

El presupuesto que elaboró el Poder Ejecutivo Nacional para el año 2017 propone un incremento promedio el 50,5 por ciento, levantando la vara de la proyección inflacionaria del 45 por ciento. Ese promedio considera a la totalidad de las áreas de gobierno. Pero el desglose de los ítem relativos al gasto destinado a ciencia y técnica fue la gran sorpresa. Lejos del promedio, se le adjudicó un incremento del 32,4 por ciento, dejando al sistema científico-tecnológico por debajo del nivel de inflación, con la sola excepción del Servicio Meteorológico Nacional, el Instituto Geográfico Nacional y el Servicio Geológico Minero. Ahora, adentrándonos un paso más en los números, no sólo hay sectores por debajo de la inflación sino que se propuso una baja nominal del presupuesto para un área vital para el sistema como es el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

El Cable habló al respecto con el decano Juan Carlos Reboreda, quien encabeza el listado de las más de 25 mil firmas (al cierre de esta edición) que impulsan que la Cámara de Diputados y la de  Senadores -órganos que deben aprobar la Ley de Presupuesto Nacional- modifiquen el proyecto 2017 para “garantizar la continuidad de los programas de investigación científica e innovación tecnológica en curso, el funcionamiento de los centros de investigación científica y tecnológica y la recomposición del poder adquisitivo de los salarios de investigadores, becarios y personal de apoyo”.

– ¿En qué puede afectar a la Facultad una disminución en el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva?

– Una de las principales fuentes de financiamiento de los proyectos de investigación de la Facultad es la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. El proyecto de presupuesto 2017 plantea una reducción del 32,3 por ciento para la Agencia, que pasa de 1261 millones en 2016 a 860 millones en 2017. Además, tenemos que tener en cuenta dos elementos más en el análisis. Por un lado, la inflación del último año, que será de, por lo menos, un 40 por ciento. Y también el dólar, que aumentó más del 60 por ciento, esto tiene que ver con que muchos insumos en ciencia y tecnología se compran a valor dólar. Con todo esto, resulta evidente que, de no modificarse el presupuesto en el Congreso Nacional, los investigadores de la Facultad van a recibir menos subsidios o subsidios de menor monto, o ambas cosas.

– ¿Cómo impactan otros ítem del presupuesto del Ministerio, que también disminuyen en distintos porcentajes?

Juan Carlos Reboreda. Decano de Exactas/UBA. Foto. Archivo Exactas Comunicación.

Juan Carlos Reboreda. Decano de Exactas UBA. Foto: Archivo Exactas Comunicación.

– Hay un drástico recorte del presupuesto para la “Biblioteca Electrónica de Ciencia y Tecnología”, que pasa de 206,8 millones a 111,7 millones, una reducción del 46 por ciento. Esto es en pesos, pero todos sabemos que las suscripciones a las revistas electrónicas están en dólares. Si tenemos en cuenta el tipo de cambio cuando se aprobó el presupuesto 2016 y el tipo de cambio actual, la reducción en dólares es de casi del 70 por ciento. Eso implica que muchas de las revistas que consultan los investigadores de la Facultad van a dejar de estar disponibles online y vamos a tener que volver a la práctica de escribirle a algún colega que trabaje en Estados Unidos o en Europa para que nos envíe la separata del trabajo que necesitamos leer. Otro tema que va a afectar a la Facultad es la reducción de presupuesto de Tecnópolis. Es este caso, la reducción es de casi el 14 por ciento, pasando de 135 a 116 millones. La Facultad ha contribuido al funcionamiento de la feria con más de 500 guías y expositores por año. Es difícil pensar en que se mantenga ese número y se obtenga una mejora de la retribución de los guías y expositores con una reducción del presupuesto de un 14 por ciento.

– A esto se le suma la situación presupuestaria del CONICET. ¿Considera suficiente el incremento en el presupuesto del organismo, que ronda un 47 por ciento?

– Si bien la propuesta de presupuesto del CONICET implica un aumento, hay que tener presente que el organismo tiene una planta de investigadores que se encuentra en expansión: en los últimos años creció, en promedio, un 10 por ciento anual. Aún quedan pendientes algunos de los ingresos del año 2015 y todavía no están los resultados de los ingresos del año 2016. En tal sentido, surgen dudas de cuántos nuevos ingresos habrá y cuándo se podrán hacer efectivos los mismos. Por otra parte, cuando uno analiza los gastos de funcionamiento del CONICET, observa que tienen una reducción nominal de casi el 20 por ciento. Eso implica menos gastos de funcionamiento para los institutos y menos fondos para subsidios PIP. Según me comentaron las autoridades del CONICET, con este presupuesto los fondos disponibles para gastos de funcionamiento van a ser de menos del cinco por ciento del presupuesto. El año pasado fueron del 7,5 del presupuesto y resultó insuficiente. Hace no mucho tiempo eran del 30 por ciento. El crecimiento del CONICET se ha traducido en nuestra Facultad en un incremento y rejuvenecimiento de los grupos de investigación. En el año 2006, en Exactas trabajaban menos de 300 investigadores del CONICET y hoy son más de 700. En forma semejante, se pasó de 9 a 19 institutos UBA-CONICET. La situación presupuestaria de la Facultad no sólo depende de la situación presupuestaria de la UBA sino también de la situación presupuestaria del CONICET y, por supuesto, del MINCyT.

– ¿El aumento del presupuesto de la UBA para 2017 permitiría paliar una baja en el presupuesto del MINCyT?

– La propuesta de presupuesto 2017 para la UBA implica un aumento del 50 por ciento respecto al presupuesto del año 2016. Esto es un poco más que el promedio de las universidades nacionales, que es del 45 por ciento. Cuánto de ese aumento se va a trasladar a un aumento de los gastos de funcionamiento de las facultades, a subsidios o a becas Ubacyt es una discusión pendiente ya que la distribución del presupuesto dentro de la UBA va a ser tratada por el Consejo Superior a principios del año próximo. De todas formas, aún imaginando un escenario muy favorable, difícilmente el presupuesto de la UBA para ciencia y tecnología pueda compensar la reducción del presupuesto de la Agencia o los menores fondos para gastos de funcionamiento que va a tener CONICET.

– ¿Son esperables los mismos efectos sobre todo el sistema científico?

– Es importante destacar que el presupuesto nacional para el año 2017 es, en promedio, un 50,5 por ciento mayor que el del 2016. Uno esperaría, por defecto, que el aumento en las distintas funciones fuese del 50 por ciento. En tal sentido, vemos con preocupación que además del recorte en el Ministerio, que es un caso extremo, con una reducción de más del 30 por ciento, otros organismos del sistema de ciencia y tecnología tienen aumentos presupuestarios por debajo del promedio del 50% de aumento del presupuesto nacional. Por ejemplo, en el INTA el aumento es de un 16,8 por ciento; en el INTI de un 14,8; en el INIDEP de un 16,4; en el INA de un 21,4 y en la CNEA de un 25 por ciento. La conclusión obvia es que el presupuesto 2017 va a afectar negativamente a todo el sistema científico-tecnológico, no sólo a Exactas y eso explica que el petitorio que aprobó el Consejo Directivo de la Facultad el lunes 3 de octubre, hace muy pocos días, haya sumado más de 25.000 adhesiones sin haber tenido prácticamente difusión a través de los grandes medios de comunicación.

 

Foto. Exactas Comunicación.

Foto. Exactas Comunicación.

Con un pie en el Congreso

El miércoles 13, tuvo lugar una conferencia de prensa en el salón Arturo Illia del Senado de la Nación, donde el grupo Ciencia y Técnica Argentina (CyTA) y el colectivo Científicos y Universitarios Autoconvocados, en forma conjunta con la Facultad, representada por el vicedecano Luis Baraldo, difundieron las declaraciones de cada sector referidas a la problemática del presupuesto para las áreas científicas y tecnológicas. El senador Daniel Filmus coordinó la actividad, de la que también participó el ex presidente del CONICET, Roberto Salvarezza.

Jorge Aliaga fue quien leyó el documento del grupo Ciencia y Técnica Argentina, que en uno de sus párrafos sostiene que “las cifras que mencionamos más abajo son elocuentes y evidencian el enorme retroceso impulsado por el gobierno del Presidente Macri. El Presupuesto es la “ley de leyes” y, como tal, define las prioridades. Ante su letra no cabe otra actitud mas que “rendirse ante la evidencia” de que estamos en presencia de un gobierno que impulsa un gran ajuste en el sector”. El documento completo puede leerse en https://cienciaytecnicaargentina.wordpress.com.

A continuación, tomó la palabra el vicedecano, Luis Baraldo, quien introdujo la lectura del petitorio aprobado por unanimidad en el Consejo Directivo. “Lo que quiero destacar es que entre las adhesiones hay muchísimos investigadores de distintos centros, de distintas provincias, de distintas extracciones, becarios, estudiantes; y también muchísima gente que no está vinculada con el sistema científico. La ciencia es una empresa de todos los argentinos y me parece que es particularmente apropiado que el Congreso, que representa los intereses de todos los argentinos, sea el que se encargue de defenderla”, indicó y, posteriormente, dio lectura al documento e instó a que se sigan sumando las firmas (ver recuadro “Siguen las firmas”).

Seguidamente, habló Nuria Giniger en representación de Científicos y Universitario Autoconvocados, quien quien sostuvo que “además de esta conferencia de prensa, hay una serie de iniciativas que vamos a desarrollar en los próximos días”, precisando que “el 25 de octubre vamos a hacer una movilización aquí en Congreso que esperamos sea inmensa como fue el 12 de mayo exigiendo la apertura de paritarias. Ahora nos volvemos a convocar para recuperar el presupuesto en ascenso que había sido prometido por este gobierno cuando estaba en campaña”. También hizo uso de la palabra el presidente del Centro de Estudiantes de Exactas, Agustín Suñé.

 

Siguen las firmas

El petitorio con la declaración del Consejo Directivo de Exactas fue lanzado la semana pasada y en pocos días consiguió superar las 25.000 firmas. La convocatoria excedió a la Facultad y son muchos los colectivos científicos y actores sociales que lo tomaron como propio, difundiéndolo. Para firmar el petitorio, ingresar a http://comunicacion.exactas.uba.ar/defendamoslaciencia. En redes sociales se está difundiendo a través del hashtag #DefendamosLaCienciaArgentina.

Tags: , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.