El ingreso a la NAS

Rabinovich llegó a la Academia

actualidad — por el 04/05/2017 a las 12:53

El bioquímico Gabriel Rabinovich, investigador del CONICET y profesor de Exactas UBA, ingresó formalmente a la Academia Nacional de Ciencia de los Estados Unidos en una ceremonia que se llevó a cabo el sábado pasado en la ciudad de Washington. Acompañado por colegas y familiares, firmó el tradicional libro Abraham Lincoln y se sumó a los seis científicos argentinos miembros de la institución científica más importante del mundo.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

La noticia del ingreso a la Academia Nacional de Ciencia de los Estados Unidos fue dada a conocer el 3 de mayo del año pasado. Ese día fue cuando Gabriel Rabinovich recibió el llamado de un notable de la investigación sobre cáncer, David Sabatini, profesor de la Universidad de Nueva York y miembro de la Academia. Sabatini le anticipó, de manera informal, algo que Rabinovich esperaba desde que, a principios de 2014, tomó notoriedad internacional después de conseguir una tapa en la revista Cell: acababa de ser nombrado miembro de la Academia por unanimidad de sus integrantes. Pronto recibió el llamado oficial, confirmando la novedad. Y casi un año después, el sábado pasado, 29 de abril, llegó el momento de la concreción, la tradicional ceremonia donde los postulantes aceptan el ingreso a la Academia dejando su firma en el mítico libro de Abraham Lincoln, creador de la institución. Ahora formalmente, este investigador del CONICET y profesor de la Facultad de Ciencia Exactas y Naturales de la UBA, de 47 años, se convirtió en el séptimo argentino en integrar la NAS.

Después de una seguidilla de días tan emotivos como agotadores, Rabinovich habló con NEXciencia. “No vengo durmiendo más de dos horas por día”, confesó desde los Estados Unidos mientras se encaminaba a tomar un vuelvo a Croacia, donde participará del un congreso de glicociencias.

– ¿Cómo viviste la ceremonia? ¿Fue tan emotiva como imaginabas?

– Había unas mil personas de público, entre ellas, 25 vinieron a acompañarme, y fue fantástico. Va ingresando cada nuevo integrante, firma el libro de Abraham Lincoln junto con el secretario de la Academia de Ciencias y luego se menciona el hallazgo por el cual cada uno fue postulado, se muestra una foto de parte del equipo, se saluda a la presidenta… La ceremonia fue muy emocionante, muchísimo más emocionante de lo que creía. Después de la ceremonia fue la cena de gala, fui con mi pareja y compartimos un momento muy lindo con los científicos que estaban ingresando, que eran 80 de los Estados Unidos y 21 del resto del mundo. Incluso tuvimos la alegría de compartir ese momento, por ejemplo, con un colega uruguayo astrónomo, que también ingresó, y con colegas de Francia, Japón, Israel, Inglaterra. Pero, además, estaba compartiendo este lugar con gente increíble. Conmigo ingresó Antonio Lanzavecchia, que fue quien dilucidó mecanismos claves de la respuesta inmunológica, que yo leía cuando tenía 20 años y admiraba su aporte científico. Monstruos de la ciencia a quienes admiro profundamente y que ingresaron la misma tanda que yo.

– Estuviste rodeado de tus afectos durante la jornada.

– Eso fue increíble. La previa de la ceremonia también fue más sorprendente que lo que pensaba. Vinieron al acto tres investigadores de mi laboratorio, eso fue hermoso porque significó compartir un logro colectivo más allá de lo individual. Yo pienso fuertemente que esto que me pasa le pertenece a todo el equipo de investigación, tantos años trabajando juntos… Hay investigadores con los que empezamos cuando yo llegué a Buenos Aires, en el año 99. Toda esta historia empezó en la Universidad Nacional de Córdoba en el 93, fue muy bueno que vengan Diego Croci, Juan Pablo Cerliani y Santiago Méndez Huergo. Acá me encontré con mi prima, que vino de Israel, con mi pareja, también con amigos de Boston, de Baltimore, de San Francisco. Tuve muchos nervios, el auditorio es imponente, pero estuvo conmigo Alberto Kornblihtt, miembro de la Academia, que me acompañó en representación de Exactas, y no sólo me dio una gran alegría sino que fue un apoyo enorme.

– ¿Cómo analizás este logro en relación con tu historia?

– Mi carrera fue hecha casi completamente en la Argentina, y nunca soñé que podía llegar acá, es mucho más de lo que pude haber soñado. Me llena de alegría por la Argentina, y también por el IBYME, por el CONICET, por el Ministerio de Ciencia y resalto el hecho de que toda mi carrera fue desarrollada en la universidad pública. Me gustó mucho que en la ceremonia hayan destacado el perfil de ciencia básica de mis aportes, la generación de nuevos conocimientos. Y creo que eso tiene que quedar muy claro para nuestros gobiernos, que lo fundamental es apoyar la ciencia básica y si es sólida se podrá hacer transferencia y aplicabilidad. Este reconocimiento le puede hacer bien al país para reforzar ese concepto.

– ¿Qué cambia con este reconocimiento?

– Yo seguiré trabajando en mi laboratorio, con mis becarios, mis doctorandos, con mis colaboradores, intentando descubrir los mecanismos a través de los cuales los tumores escapan de la respuesta inmunológica, cómo se resuelve la respuesta inflamatoria, por qué los patógenos evaden nuestras defensas. Seguiré tratando de comprender estos mecanismos mucho mejor para que sea posible desarrollar nuevas terapias. Vamos a hacer toda la fuerza para seguir haciéndolo desde la Argentina. Nunca pensé que me iba a tocar vivir esto tan joven, pensé que iba a tener que esperar varios años, especialmente viendo los méritos de la gente que ingresa. Espero poder devolver lo que me dio la Argentina, apostando al país y con compromiso social, como entiendo debe ser tener todo científico que vive en Argentina, y lo mismo para los científicos de toda Latinoamérica, entendiéndola como la Patria Grande.

Tags:
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.