Cáncer de próstata

El doble agente

Destacada — por el 13/12/2018 a las 15:22

Científicos argentinos detectaron que la presencia de la molécula galectina-1 en el sistema de defensa del organismo, que también se encuentra en las células tumorales, resulta clave para el avance de la enfermedad. Los investigadores están desarrollando, en animales de laboratorio, nuevas estrategias para tratar este mal.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Análisis histológico de un tumor crecido en un ratón.

Cuando se cambia el ángulo de la mirada a los problemas pueden surgir perspectivas inesperadas. Algo así, le ocurrió a investigadores argentinos que, en vez de apuntar el microscopio hacia las células tumorales se enfocaron tras una molécula llamada galectina-1. Ellos la siguieron pero en el sistema de defensa del organismo y descubrieron estrategias originales que podrían ser   usadas en tratamientos contra cánceres de próstata avanzados en un futuro, por ahora lejano.

“En general, todos los hombres entre los 50 y 60 años desarrollan una hiperplasia benigna de la próstata, es decir, un agrandamiento del órgano; y a edades superiores puede malignizarse. En la Argentina, el cáncer de próstata es la tercera causa de muerte por cáncer en varones, detrás del pulmón y colorrectal. Este mal ocupa un lugar importante en el ranking de problemas de salud pública”, advierte Diego Laderach, quien dirige la investigación en el Departamento de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, y en el IQUIBICEN (UBA – CONICET).

Desde el Laboratorio de Glico-Oncología Molecular y Funcional, este experto y su equipo realizan sus observaciones en ratones, y si bien se hallan en una etapa inicial de la experimentación contra esta enfermedad, sus resultados son alentadores. “Este estudio sienta las bases para una estrategia de inmunoterapia original para el cáncer de próstata”, destacan Enrique Corapi, Gustavo Carrizo, Daniel Compagno y Diego Laderach recientemente en un trabajo publicado en Frontiers in Immunology.

Curiosa Gal-1

Estos tumores y, en especial, unas moléculas llamadas galectina-1, atraparon desde hace varias décadas la atención científica. Y no es para menos, además de los trastornos que producen, ellas son increíbles a la hora de sortear el sistema inmunológico del organismo, lo confunden, le ofrecen pistas falsas y le hacen gastar energías en batallas inútiles. “La galectina-1 (Gal-1) es secretada de modo muy abundante por los tumores y es capaz de desviar el sistema inmune hacia cierto tipo de reacciones que no llevan a la resolución del cáncer”, describen estos investigadores, y enseguida agregan: “Primero mata a las células del sistema de defensa, sobre todo a los linfocitos T, que son claves a la hora de  accionar contra el tumor”.

Pero estas moléculas Gal-1 no sólo se hallan en las células cancerosas sino que también están presentes en las normales, como los linfocitos T, pero “en cantidades muchísimo más pequeñas, comparadas –indican- con las que produce el tumor”. Si bien los niveles son muy bajos, los científicos se plantearon: ¿qué papel juega esa molécula en el sistema inmune durante el desarrollo de la enfermedad?  Y, hacia allí,  orientaron el microscopio y se sorprendieron. Es que esa pequeñísima proporción es importante para que el cáncer pudiera hacer de las suyas. “El tumor, además de la Gal-1 que secreta, necesita de la que tiene el propio linfocito T para poder suprimir la respuesta del sistema inmune. Si ese linfocito T no tuviera Gal-1, entonces las células tumorales serían atacadas con mayor eficiencia”, remarcan.

En este largo camino a desandar antes de probar en humanos,  el equipo centra su mirada en desarrollar mecanismos para combatir la enfermedad en estadíos avanzados. “Si al cáncer de próstata se lo detecta en sus fases iniciales hay terapias que funcionan y con muy buen pronóstico, como las estrategias hormonales. Pero, cuando el tumor avanza y se va haciendo más agresivo -subrayan- el médico tiene menos herramientas para poder tratarlo”.

Del otro lado del mostrador

(De izq. a der.) Diego Laderach, Enrique Corapi, Daniel Compagno.

El de próstata “es el cáncer de mayor incidencia en hombres en nuestro país”, indica el Instituto Nacional del Cáncer y, a renglón seguido, añade: “Este tumor suele crecer muy lentamente, por lo que a menudo no presenta síntomas tempranos”.  Pero ¿qué ocurre a nivel celular mientras las células cancerosas aparecen -aunque la persona no registre molestias- y se vinculan con las del sistema inmune del organismo que intentan defenderlo?

Justamente en ese encuentro microscópico, y con la mirada puesta “del otro lado del mostrador”, este grupo de investigación pudo detectar la necesidad del tumor de contar con las moléculas Gal-1 en las células de defensa, para ganar terreno y devastar al organismo. “Detectamos una estrategia bastante valiosa de cómo actúa el sistema inmune”, indican.

Para alcanzar este hallazgo, los investigadores trabajaron con ratones “Nude” (sin sistema inmune). A un grupo de animales se les introdujo un sistema de defensa sin Gal-1 y se lo comparó con un grupo control que contenía Gal-1 en su sistema inmune. Estos ratones difieren únicamente en la presencia o ausencia de Gal-1 en los linfocitos. En todos los casos, los científicos inyectaron células cancerosas para observar lo que sucedía en los organismos. “Lo que hemos visto es que el ratón cuyo sistema inmune carece de Gal-1 muestra un retraso en el crecimiento tumoral, en relación con el grupo control”, explican, y enseguida añaden: “Esto nos indica que la expresión de Gal-1 en los linfocitos T es sumamente importante para que el tumor evada el ataque inmunitario”.

Con este dato clave, ahora los científicos buscan controlar a la molécula Gal-1 en los linfocitos T para impedir así el avance de las células tumorales. “Estamos trabajando activamente para generar una droga o fármaco que nos permita apagar esta molécula, específicamente en los linfocitos. Todo esto lo hacemos primero en un modelo de ratón, y si luego funciona correctamente se escalará hacia animales superiores”, concluyen.

Tags: , , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.