Ganadería

Vacas gordas, aguas contaminadas

tapa — por el 04/12/2017 a las 13:32

El sistema de engorde de ganado en feedlots hace que se acumulen grandes cantidades de estiércol que luego, junto con la lluvia, puede escurrir hacia cuerpos de agua como lagunas, ríos, o aguas subterráneas, afectando su calidad. Un equipo de investigadores busca formas de tratar estos efluentes.

  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:
“Nuestra investigación se centra en el estudio de los efluentes de feedlot, sus impactos sobre el ambiente, su tratamiento, y las posibilidades de reutilización”, explica Santiago Fleite.

“Nuestra investigación se centra en el estudio de los efluentes de feedlot, sus impactos sobre el ambiente, su tratamiento, y las posibilidades de reutilización”, explica Santiago Fleite.

Probablemente en las arenas sigan bailando los remolinos y, es posible también que, prendido a la magia de los caminos, el arriero vaya. El arriero va… pero menos. Y no es porque las vaquitas hayan cambiado de dueño o hayan dejado de ser ajenas, sino porque lo que ha cambiado es el sistema de cría de ganado. La expansión de la frontera agropecuaria ha producido transformaciones significativas en la estructura productiva en general. La extensión del cultivo sojero y de la agricultura extensiva han empujado la producción ganadera hacia otras regiones menos fértiles o bien al confinamiento en corrales para implementar sistemas de engorde intensivos. Por eso, las vaquitas van, cada vez menos, por la misma senda.

El sistema de engorde intensivo conocido como feedlot consiste en producir carne con los animales en confinamiento y sometidos a dietas de alta concentración energética y alta digestibilidad. Pero los feedlots no sólo tienen efecto sobre los vacunos sino también sobre el suelo, los cuerpos de agua y el ambiente en general. Al estudio de esas consecuencias se dedica Santiago Fleite quien realiza su tesis doctoral en el tema bajo la dirección conjunta de Miryan Cassanello, del Laboratorio de Reactores y Sistemas para la Industria, y Ana Rosa García, de la Cátedra de Química Inorgánica y Analítica de la Facultad de Agronomía UBA.

“Nuestra investigación se centra en el estudio de los efluentes de feedlot, sus impactos sobre el ambiente, su tratamiento, y las posibilidades de reutilización”, explica Santiago Fleite. “En un feedlot las vacas se confinan en un espacio pequeño, se les da alimento (por lo general, maíz y algo de fibra), y de esa forma se logra que engorden en poco tiempo. El problema es que en los corrales se acumulan grandes cantidades de estiércol, y dado que removerlo representa un costo relativamente importante –por ejemplo en gasoil para las retroexcavadoras-, se deja acumular. En muchos feedlots, esa capa de estiércol sobre el suelo puede llegar a tener más de un metro de espesor”, agrega Fleite.

El problema se produce cuando llueve, porque el agua que se mezcla con el estiércol se escurre prácticamente en un 90% y se genera, de este modo, un enorme volumen de efluentes, con un gran contenido de materia orgánica, fósforo, nitrógeno y microorganismos. “Esto representa un gran riesgo para el ambiente, pues la entrada de estas sustancias a los cuerpos de agua como lagunas, ríos, o aguas subterráneas puede producir diferentes efectos adversos que redundan en la pérdida de la calidad de las aguas”, explica el investigador. Uno de esos efectos es la eutrofización, es decir el aumento de la biomasa de algas. Se lo conoce como boom algal y consiste en un crecimiento excesivo de algas por aumento de nutrientes, lo que genera depresión del nivel de oxígeno y muerte de peces.

“Nuestro trabajo se centra en buscar formas eficientes y económicamente viables de tratar estos efluentes, especialmente a través de procesos de separación físico químicos, como la sedimentación con coagulación-floculación, en conjunto con reactores biológicos. La idea es separar las sustancias potencialmente contaminantes, dejando un efluente que pueda disponerse sin perjuicios al ambiente, a la vez que las sustancias separadas pueden reutilizarse dentro de la producción para la fertilización y mejora de los suelos agrícolas”, sostiene Fleite.

Para ello, en principio caracterizan el efluente, analizando su contenido en nitrógeno, fósforo y materia orgánica, entre otros compuestos. Luego se realizan ensayos a escala de laboratorio, probando diferentes formas de tratar el efluente, y se trabaja con prototipos a escala de los sistemas reales. “Estos sistemas constituyen un sedimentador a escala, un filtro percolador, y distintos mecanismos de mezclado. Todo ello se analiza desde la química industrial, para caracterizar los sistemas, y sobre todo, optimizarlos”, relata. “La colaboración entre ambas facultades en esta instancia es crucial: desde Exactas trabajamos sobre los procesos y operaciones involucradas en los sistemas y en el desarrollo de los mismos, y desde Agronomía realizamos la caracterización, análisis físico químicos, y la vinculación con productores, incluyendo los aspectos legales ligados a la actividad y a los efluentes”, agrega.

Con la intención de prevenir de múltiples impactos ambientales, los investigadores intentan, a la vez, poner en valor un recurso valioso para la producción, de modo que el método resulte atractivo para el productor. “La premisa de nuestro trabajo es que cuanto más accesibles y eficientes sean los sistemas de tratamiento, más factible es que se adopte y se generalice su uso. Por eso investigamos y desarrollamos formas para que los productores puedan tratar su efluente, y que además les brinde un beneficio directo (en forma de fertilización, multas evitadas, etc.)”, finaliza Fleite.

 

(De izq. a der.) Gabriel Salierno, Ana García, Santiago Fleite, Miryam Cassanello, Julia Picabea, Mauricio Maestri.

(De izq. a der.) Gabriel Salierno, Ana García, Santiago Fleite, Miryan Cassanello, Julia Picabea, Mauricio Maestri.

Laboratorio de Reactores y Sistemas para la Industria

(Departamento de Industrias)

Laboratorio 238, 1er. piso, Pabellón de Industrias

Dirección de tesis (LARSI): Dra. Miryan Cassanello

Integrantes del grupo: Gabriel Salierno, Mauricio Maestri, Stella Piovano.

Tesistas de doctorado: Santiago Fleite (LARSI/CQIyA), Julia Picabea (LARSI)

 

Cátedra de Química Inorgánica y Analítica
(CQIyA, Facultad de Agronomía)

Avda. San Martín 4453, Pabellón Arata

Responsable de Cátedra: Dra. Alicia F. de Iorio

Dirección de tesis (CQIyA): Dra. Ana Rosa García

Integrantes del grupo: Ileana Ciaparelli, Santiago Fleite

Tesista de grado: Christian De Los Santos

Tags: , , , , ,
  • Compartir por correo
  • Imprimir este artículo
  • Add to Delicious!
  • Digg it!
  • Tweet This!
  • Share on Facebook
  • Compartir con:

Los comentarios están cerrados.